¿Qué has venido aSer?

Mientras que muchas personas desde chicos tienen una orientación clara respecto a qué desean ‘hacer’ en su vida, muchos chicos que pasan de la adolescencia a la adultez sienten una gran presión y ansiedad por tener que decidir qué quieren hacer el resto de sus vidas. Esto es especialmente cierto para los seres de las estrellas, quienes pueden no tener claridad respecto a quiénes son realmente pero sienten la certeza interna de que vinieron a ‘algo más’. No obstante, el sistema educativo requiere de una elección y, si el adolescente no recibe información más integral respecto a qué está pasando, muchas son las probabilidades de que comience a sentirse ‘perdido’ en la vida.

Supongo que es un momento en que la vida comienza a suceder conforme a los recursos que cada uno de ellos tiene a su alcance, sobre todo a los recursos internos a los cuales podamos acceder.

Así, hoy en día encuentro a muchos seres de las estrellas, ya adultos solos o con familias, que continúan su búsqueda porque a pesar de haber perseguido los objetivos socioculturalmente difundidos de riqueza, fama o alta performance laboral, sienten dentro suyo un vacío que les impide sentir alegría y paz interior, que aún exige la respuesta: ¿Qué has venido a Ser?

Ante la imposibilidad de encontrar esa respuesta en esta realidad 3D, el desarrollo de la capacidad de autosanación y evolución espiritual suele ser el camino elegido para encontrarla. Y eso no tiene nada de casual porque no es hasta que sanamos nuestra percepción egoica, integramos polaridades y nos conectamos con nuestra identidad supraálmica (7-9D) que logramos ver con absoluta CLARIDAD cuál es nuestro propósito aquí y ahora.

Y, contrariamente a la idea mística de un estado de iluminación que cambia instantáneamente nuestra realidad, ese nivel de evolución y claridad va tomando lugar a medida que somos capaces de sostener mayor cantidad de unidades de consciencia en nuestro campo, de activar condiciones latentes en nuestro ADN y de gestionar nuestra Conexión Multidimensional. Va tomando lugar con la sumatoria de nuestras experiencias de vida y nuestro trabajo diligente sobre nuestra consciencia.

El contar con una idea fundamental de la mecánica que rige nuestro Universo (Leyes Naturales Universales) resulta importante para acceder al contexto de cómo funciona nuestra realidad, casi igual de importante que resulta reconocer la importancia de este momento presente, de cómo piensas y sientes AHORA, y cuál es la implicancia de ello.

Asumiendo que ya cuentas con cierto contexto multidimensional, comparto un ejercicio que me sirvió mucho a mí misma y que suelo ofrecer a mis clientes:

Piensa en qué quieres (digamos por ejemplo, dinero)

Pregúntate para qué lo quieres (digamos por ejemplo, para viajar)

Ahora imagínate que lo tienes. En este caso, que tienes todo el dinero para satisfacer todas las necesidades tuyas y de tu familia, de tu casa, de movilidad, de viajes, etc. Imagínate que el dinero ya no es una preocupación, ni siquiera un tema del cual hables en tu vida. Tienes todo el dinero que necesitas y más. Puedes gastar, puedes donar, puedes regalar. Y aún así tienes tanto dinero que simplemente pasa a ser algo que puedes dar por sentado.

Disfruta imaginándote todo lo que ocurre en tu vida el próximo año. Qué lindo!

Imagínate de acá a tres años. ¿Ya te sacaste todos los gustos? Qué bueno poder hacer tanto!

Imagínate de acá a diez años. Todo muy lindo… a qué te dedicas, qué te hacer sentir más plen@?

Imagínate de acá a veinte años. ¿Con qué disfrutas realmente, qué te hace sentir más plen@?

Ahora imagina que luego de vivir una vida de lujos, viajando, manejándote libremente, tal vez de encontrar el sentido en ayudar y compartir con los demás, tienes una hermosa vejez… y mueres.

Respira y mantente presente…Claramente el dinero no era el objetivo, ya no te sirve para nada ahora… Claramente las experiencias que el dinero te permitió sí han sumado a quién eres en ese momento, pero ya son parte del pasado…¿qué te queda Ahora?

Enfócate y siente tu alma, siéntela mientras mira hacia atrás… y pide claridad a tu Identidad Avatar mientras reconoces: En este momento en que eres Luz, ¿Qué deseas haber hecho sentir plenitud ahora? ¿Qué quedó en el tintero, qué hiciste o dejaste de hacer que hubiese dado sentido a tu existencia? ¿Qué de tu encarnación flamantemente pasada (es decir, la que experimentas aquí y ahora), te da —o te hubiese dado— sentido y paz interior?

Puedes hacer el ejercicio para cada cosa que pienses que quieres, y seguramente te ayudará a encontrar claridad respecto a si es un deseo de tu identidad encarnada, o uno que resulta coherente a tu identidad encarnada Y a tu identidad superior. Podrías notar que mucho de ello puedes comenzar a hacerlo ahora, sin la necesidad de tanto dinero; pon en marcha tu creatividad, tu imaginación y capacidad de visualización. Pide la asistencia de tu Identidad Avatar para comenzar a manifestar Tu Verdad ahora. Esta práctica también suele asistirnos para discernir aquello que es verdaderamente importante, de aquello a lo cual tal vez prestamos demasiada atención, pero no lo es…

Y sobre todo, es una práctica de reconexión a través de la cual puedes descubrir qué has venido aSer!

Que todos vivamos en Verdad, Amor y Paz!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *