“En proceso”: saltos evolutivos aquí y ahora

Generalmente como resultado de nuestros saltos evolutivos, solemos entrar “en proceso”. Estar en proceso nunca es divertido, más vale todo lo contrario. Sin embargo, es una etapa natural de destrucción y de dejar ir, necesaria para anclar en nuestra realidad física aquellos cambios que en nuestro campo morfogenético ya son una realidad.

Durante este proceso hay generalmente muchos desafíos, uno de ellos suele ser nuestra resistencia a dejar ir, especialmente lugares o situaciones que nos costó mucho esfuerzo conseguir o personas que amamos y relaciones en las cuales colocamos todo nuestro esfuerzo y, muchas veces, esperanzas. Esta, por supuesto, no es una elección consciente. En algún lugar nuestro, muy íntimo, sabemos que es lo mejor; sin embargo, ello nos puede significar desafíos prácticos o emocionales tan difíciles que simplemente es algo que no nos sentimos capaces de hacer.

Cuando nos resistimos al cambio, en realidad nos colocamos a nosotros mismos en uno de los peores lugares en que podemos estar, porque al alejarnos del lugar de cocreadores el Universo entiende que tiene que presionarnos más para ayudarnos a dar el o los pasos que no nos animamos a tomar.

Esto es exactamente lo que acaba de pasarme, una vez más y tal vez de la manera más brusca e inesperada. Sin duda alguna el cambio generado a partir de mi formación y práctica intensiva como Hipnotista Certificada generaron cambios radicales en mi mente subconsciente, de modo que mi realidad demandó cambios radicales también, para los cuales el Universo me presionó en forma radical 😉

Mientras que aún me siento en proceso, hay cuestiones que se van clarificando y que deseo compartir por si resuenas con ellas:

1. Honrar nuestras emociones y sentimientos generalmente considerados malos, desagradables o negativos: cuando en nuestra vida nos encontramos con determinada situación, automáticamente nuestra mente le asigna un significado. De acuerdo a si el significado asignado es “bueno” ―es decir, si cubre alguna de nuestras necesidades o deseos―, ello generará una emoción “positiva”. Si, en cambio, el significado asignado es “malo” ―es decir, si es contrario a nuestras necesidades o deseos―, ello generará una emoción “negativa”. Nuestra mente subconsciente entonces interactúa con nuestra mente inconsciente y obtenemos el sentimiento de esa emoción manifestado en nuestro cuerpo físico (por ejemplo, reímos y nos sentimos alegres o lloramos y nos sentimos tristes). Una idea nueva recibida a partir de mi formación en Hipnosis, que ha cambiado mi campo mental significativamente, es la idea de que todos los sentimientos y emociones son buenas: incluso aquellas que consideramos negativas y sentimos desagradables están allí por una razón, y esa razón es ayudarnos (forzarnos) a hacer esas cosas muchas veces muy difíciles que necesitamos hacer para satisfacer nuestras necesidades y deseos (tanto a nivel de nuestra identidad encarnada como a nivel de nuestra identidad superior).

2. Entendimiento compasivo: en estas situaciones las cosas simplemente no se dan como queremos, todo parece desarmarse y no entendemos qué es lo que está ocurriendo ni porqué. Tan importante como reconocer que TODO PASA POR UNA RAZÓN ALINEADA A NUESTRO MAYOR BIEN, es entender que cada uno de nosotros tiene derecho a vivir nuestra propia vida y a elegir las experiencias que deseamos o necesitamos transitar de acuerdo a nuestro propio proceso evolutivo. Aunque a veces se sienta injusto y nos enoje o nos entristezca es importante aprender a salirnos de nuestra estructura egoica y comprender, con compasión en nuestro corazón, que hemos de ser respetuosos de las elecciones y decisiones de los demás, dado que es el derecho de su propia alma para transitar aquello que necesitan experimentar para su mayor bien. Aprender que los demás están o han estado para asistir nuestra evolución, y que nosotros estamos o hemos estado para asistir la suya resulta fundamental y nos ayuda a mantenernos en el lugar de mayor neutralidad posible.

3. Dejar ir: la resistencia al cambio en nuestra realidad cotidiana que genera la acción forzosa enviada por el Universo, generalmente en formas significativamente desafiantes, tiene una sola causa. Nuestro miedo. Me viene ahora a la mente una frase que he escuchado muchas veces y que representa nuestra resistencia claramente: “más vale malo conocido que bueno por conocer”. Tal como me ha pasado a mí, a veces nos vemos despojados de todo de un momento para otro. Por suerte, en etapa de proceso, muchas veces el dejar ir puede ser menos traumático pero, de una u otra forma, es importante que dejes ir. Si la situación o la relación es demasiado difícil para dejar ir, comienza a dejar ir cosas que te resulten más fáciles y te direccionen hacia aquello que necesitas o deseas. La pregunta es: ¿es esto lo que quiero en mi vida? Esta pregunta puede referirse a personas, situaciones o cosas. Y resulta fundamental que logres dejar de lado toda expectativa de los demás y que realices la pregunta en forma íntima, escuchando a tu propia divinidad respondiendo en absoluta certeza. Si no puedes dejar ir relaciones, comienza dejando ir las cosas. Si no puedes dejar ir relaciones ni cosas, comienza con cualquier herramienta energética que te habilite a dejar ir el miedo; notarás que al comenzar a liberar el miedo, podrás ir dando pasos concretos para comenzar a dejar ir hábitos, creencias limitantes, cosas, personas o relaciones tóxicas o que simplemente ya no sirven a tu mayor bien. Algo tan simple como dejar ir el desorden, dejar ir artículos que no usas y que cuando sostienes en tu mano no te transmiten felicidad, funciona y comienza a generar espacio para lo nuevo.

También es válido aclarar que estas herramientas requieren de un trabajo consciente, continuo y que no siempre va en línea ascendente, sino que más vale presenta altibajos. El tiempo es parte de la ecuación, necesario para que nuestros cuerpos se reordenen, nuestros aprendizajes decanten y nos encontremos nuevamente ‘enteros’ para cocrear una nueva realidad . Lo importante es mantenernos atentos y coherentes a quiénes somos, a cómo nos transformamos y hacia dónde queremos ir: ¿cómo deseas que sea tu realidad? Algunos procesos los transitamos con mayor facilidad que otros, si deseas una herramienta para transitarlos, te invito a conocer Autohipnosis 7th PATH.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *